Categorías
Política

Antiperonismo inconsciente

Así como no hay genocidas buenos, ni dictadores buenos, ni golpeadores buenos, tampoco puede haber antiperonistas buenos. Salvo que su antiperonismo sea inconsciente. Es decir que el individuo no tenga verdadera conciencia de lo que significa.

Es muy interesante analizar un fenómeno que tiene como ideología única, oponerse sistemáticamente a toda ideología de origen peronista sin porponer nada a cambio, y sobe todo recurriendo a fundamento de dudoso origen.

Origines del antiperonismo

El origen de este movimiento se remonta al nombramiento  de Perón como titular del Departamento de Trabajo. Esa así que luego de impulsar los convenios colectivos, el Estatuto del Peón Rural, los tribunales del trabajo y la extensión de las jubilaciones a los empleados de comercio entre otras medidas. Los sectores empresariales de altos ingresos y la embajada de Estados Unidos arman un movimiento en su contra, que se llamaría antiperonismo.

Osea que el antiperonismo fue creado por los actores privilegiados de una elite que no quería compartir su bienestar. No quería ascenso social ni igualdad de clases. Y menos querían que les toquen sus ganancias, aduciendo que las mismas eran frutos del mérito personal y no de un proyecto colectivo de nación.

Los fundadores del antiperonismo eran completamente conscientes de lo que hacía, en cambios las masas que los apoyaron pueden ser considerados como el  antiperonismo inconsiente.

El gran misterio

Ahora bien, el gran misterio reside en porqué alguien que no pertenece a estas élites económicas y de poder se siente identificado con esta reacción contra el peronismo.

Es extraño que un asalariado que accede a vacaciones pagas, jubilación, aguinaldo, salud y educación universitaria gratuita para sus hijos, pueda estar en contra de estas medidas de justicia social.

Y aquí entra a tallar la batalla cultural, la disputa del sentido común. El antiperonismo, como sector de poder, supo como encontrar adeptos aún entre quienes se perjudicaban a sí mismos al comulgar con este movimiento. Quién puede estar en contra de tener una aerolínea de bandera, capacidad nuclear y satelital, universidades públicas y gratuitas, el voto femenino, etc.

Algunas hipótesis sobre el antiperonismo

Pareciera ser que el antiperonismo pudo explotar al máximo cada error del peronismo y magnificarlo de manera tal, que para cierto público, ningún acierto pudiera ser suficiente.

Por otra parte, la imposición de la idea de que todo lo que uno tiene lo debe ganar por sí mismo, caló de manera determinante en la clase media (consolidada y engrosada gracias a las políticas de Perón). Esta falsa idea de una meritocracia, fue trascendental para el auge del antiperonismo. Se puede leer artículo sobre la antinomia empleado empleador.

Es así que si el estado te ayudaba de alguna manera, según quien fueras te lo merecías o no. Si sos alguien sin educación de ningún tipo y el estado te ayuda económicamente está mal. Ahora si sos un empresario de la patria contratista y el estado te «ayuda» con contratos millonarios y sobreprecios, eso está bien. Los subsidios están mal si son para le gente, pero si son para las grande empresas están bien.

La asignación universal por hijo está mal, pero el salario familiar está bien. Los políticos que surgen de la clase media o baja roban porque no tienen dinero, en cambio los políticos de alta alcurnia no necesitan robar.

Todas estas falacias, calaron fuerte en un sector que prefiere que le vaya mal, mientras a su vecino le vaya peor. Y al enclavarse en el sistema de creencias de una persona, la misma ya no analiza nada, lo da por sentado. Por eso hablamos ya de un antiperonismo inconsciente.

Porque nadie logra nada en soledad. Necesita de las rutas que alguien hizo, de las vacunas que alguien le dio, de la electricidad que viene por un tendido que realizaron obreros que en algún lado se educaron. Y que fue generada en una central atómica, que fue diseñada por ingeniero que estudiaron en una universidad pagada por el estado.

Todos contra Perón y lo popular

Consultando un poco la historia argentina, podemos enumerar unos cuantos actos memorables del antiperonismo:

El primer hito del antiperonismo es el golpe palaciego de 1945 cuando fuerzan a renunciar a Perón y posteriormente es detenido.

Celebración de la muerte de Eva Duarte. Acuñaron la famosa frase «Viva el cáncer».

Difusión de los términos discriminadores: cabecita negra, groncho, grasa y negro.

Atentado en Plaza de Mayo. Detonaron bombas durante un acto de la CGT. Murieron varias personas y hubo muchos heridos y mutilados.

Secuestro, profanación y violación  de cuerpo sin vida de Eva Duarte.

Bombardeo de la Plaza de Mayo. Sí, el antiperonismo fue el responsable del único ataque aéreo que sufriera nuestro territorio nacional. En este ataque por parte de sectores de la fuerza aérea, fueron asesinadas más de 300 personas y dejando un saldo de más de 800 heridos. Entre los fallecidos se encontraba un grupo de escolares.

Golpe de estado de 1955. Instaurando una dictadura cívica militar.

Derogación de la constitución vigente.

Proscripción del peronismo. Mediante detenciones, detenciones, cesantías laborales, discriminación política y prohibición de participar en política tanto al partido como a sus integrantes.

Podríamos seguir con muchos más logros a lo largo de la historia, como la fuga de cerebros, deuda externa, etc, pero creo que con esto ya queda claro el punto. El antiperonismo es inconsciente.

Historia escrita

Como vemos, en nombre de una supuesta superioridad moral y del bien de la nación. Este grupo cometió las peores atrocidades. El antiperonismo no tiene nada rescatable. Es de vocación anti-democrática, anti-republicana y dictatorial.

En la actualidad esta cultura, esta lamentablemente arraigada en nuestra sociedad. Hoy es común que mucha gente vote en contra de sus porpios intereses, y reduzca toda la cuestión política a una cuestión emocional, como si  se tratase de un partido de fútbol. Tambíen es común que no logre ningún tipo de equilibrio en sus apreciasiones de la realidad. Si un peronista toma una medida está mal, si esa medida la toma un antiperonista está bien. Eso no es casual. Recide en esa batalla cultural que perdió el peronismo y los partidos populares en general.

Todo tipo de violencia siempre le quedó cómoda al antiperonismo. Por eso, una persona puede no ser peronista, estar en desacuerdo con sus líderes, tener otras afinidades políticas o ninguna. Puede ser radical, comunista, socialista, nacionalista, o lo que sea.

Pero para ser un antiperonista confeso y estar orgulloso de eso, como insignia de estatus social, hay que tener mucho estómago o poca conciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *