Categorías
Política

El final del gobierno de Alfonsín

El final del gobierno de Alfonsín está rodeado de mitos, por supuesto que la mayoría sin ningún tipo de fundamentos. Como por ejemplo que la oposición (peronismo) no lo acompañó, que los paros generales no lo dejaron gobernar, que la hiperinflación, que los saqueos, etc. Pero se omite sistemáticamente hacer un mínimo análisis de contexto, es decir en qué estado tomó el gobierno y cómo era el mundo de ese entonces, y cómo jugaron el poder económico y los medios de comunicación.


Contexto en el que asume Alfonsín.


Alfonsín asume el gobierno que deja la dictadura militar en 1983. La dictadura entrega un país con una inflación superior al 100%, dato que generalmente se omite, y una abultada deuda externa (hoy parecería chica, pero en ese momento de la historia era prácticamente impagable.
La región no atravesaba tampoco un buen momento económico, osea no era fácil vender a los países limítrofes. Las materias primas tenían valores muy bajos y el país estaba desindustrializado. El país tenía un gran defit fiscal.
Sin olvidar que el peligro de un nuevo golpe de estado era una constante, no olvidar los levantamientos militares que hubo durante el período. Era tal la miseria que dejó el programa económico de la dictadura que se tuvo que crear el Plan Alimentario Nacional (PAN).


Situaciones que afrontó el gobierno de Alfonsín.


En este contexto, los dolares no alcanzaban para pagar la deuda externa. La CGT no quería al FMI. El poder económico no quería ceder nada, el presidente fue silbado en la Rural por sectores del campo. Tampoco había dolares para importar insumos para la producción. Y los responsables de la dictadura cívica-militar seguían operando para no perder más poder.
Un país devastado por el programa económico de los 7 años anteriores, que se había sobre endeudado y no podía hacer frente al pago de la deuda externa heredada. Había una gran presión sobre el dolar debido a su escasez en el país, por lo tanto el dolar subía y generaba una suba de los precios. Además la inflación heredada de más del 100 % iba comiendo la recaudación del estado. Lo que generaba un gran deficit. Entonces el estado recurría a la emisión monetaria que iba directo a la compra de dolares para fuga. Esto fue así porque se habían implementadas políticas de ajuste impuestas por nuestros acreedores que habían liquidado prácticamente al mercado interno. Osea se emitía pero el pueblo la veía pasar. El poder económico compraba dolares para fugar, eso hacía subir más al dolar, eso hacía subir más los precios, eso hacía subir más a la inflación.
Los 13 paros generales que afrontó Alfonsín fueron por cuestiones económicas y realizados por los gremios de trabajadores. En general se oponían a las relaciones con el FMI y al plan económico. Pero en la práctica los paros generales son simbólicos, no tiran a un gobierno ya que no hacen mella en el sistema productivo del país. Con solo pensar que hubo 13 paros en 67 meses de mandato se llega rápido a la conclusión, que si bien son un condimento más, no pueden justificar el fin de un gobierno.
En este contexto el poder económico como siempre presionaba para reducir el deficit fiscal en base al esfuerzo de los demás, privatizar las empresas del estado y abrir la economía. Recetas de siempre que nunca funcionan.
Los agro-exportadores no querían pagar retenciones de ninguna clase y un tipo de cambio libre para sus exportaciones. Además en un contexto de suba del dolar, eran muy reacios a vender la cosecha esperando mayores valores del dolar para realizar la exportación.  Es decir que este sector no quería colaborar de ninguna forma con la recuperación del país y menos con el gobierno de Alfonsín. Este conflicto tuvo su punto más oscuro cuando en 1988 el presidente fue silbado y abucheado durante su discurso en el sede de la Sociedad Rural en Palermo.
El gobierno de Alfonsín soportó tres levantamientos militares o «carapintadas». Los mismo tenían entre sus motivos las leyes que se habían promulgado para juzgar los crímenes de la dictadura cívico-militar. Durante estos acontecimientos el presidente fue apoyado por el arco político, sobre todo el peronismo. Cafiero, lider del peronismo fue con Alfonsín a Campo de Mayo a exigir el final del levantamiento. También salió al balcón de la Casa Rosada junto a Alfonsín y su vicepresidente.
Los medios de comunicación dominantes que representaban y representan al poder económico real, también colaboraron de manera determinante para socavar al gobierno, mediante tapas que eran pura propaganda. Es por eso que en aquel momento Alfonsín pedía a los medios de comunicación informar objetivamente para no sembrar el desánimo. No tuvo suerte.


El final del gobierno de Alfonsín.


Hacia el final de su mandato sucedieron algunos saqueos en las principales ciudades del país. Los mismos se produjeron luego de que se anuciara un adelantamiento de la elecciones y se extendieron por varios días. Los motivos de los saqueos fueron la incapacidad financiera de la gente para comprar alimentos como así también el desabastecimiento, es decir el hambre.
De esta manera finalizaron los 67 meses del gobierno de Alfonsín. En este contexto queda claro que reducir el motivo del fin del gobierno a los paros generales o al peronismo, es cuanto menos una simplificación infantil y sin ningún tipo de sustento.
Un paro general de trabajadores no puede ser por tiempo indeterminado, por lo que tendría efecto nulo en la caída de un gobierno como motivo directo, aunque haya 13 paros. Eso sí, ya se vio la potencia de un paro patronal. El paro de los agro-exportadores en 2008 infligió al país perdidas millonarias por la paralización de la actividad económica en casi todos los sectores. Y también efectuaron  la economía al no liquidar las exportaciones por venta de cosechas.Por supuesto que los único que no perdieron en con ese paro, fueron justamente los que hacían el paro.
El peronismo perdió las elecciones de 1983, pero obteniendo un 40% de los votos. Esto le dio gran poder en el congreso, en donde a la luz de los hechos vemos que no trabó el accionar del oficialismo.
Por supuesto que se puede hacer un análisis muchísimo más profundo sobre el tema, pero mi objetivo es simplemente echar un poco de luz sobre este asunto para entender que no existen las explicaciones mágicas, y que todos los fenómenos de este tipo suceden por una concurrencia de factores y no por un único motivo.
 
 
 
 

2 respuestas a «El final del gobierno de Alfonsín»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *