Categorías
PYMES

Las PYMES y la vida real

Hablar de las pequeñas y medianas empresas, es en el mejor de los casos hablar de problemas. Sudor y lágrimas. Una lucha por la supervivencia. Las PYMES y la vida real, no hace referencia a una vida de reyes sino todo lo contrario.

Cuando hablamos de las PYMES, estamos hablando de la mayoría de las empresas, las que generar empleo en todas las ubicaciones geográficas y las que sostienen además el tejido socio-económico del país, el problema es que se confunde mucho el término empresario con millonario. Sirva de analogía que comparar una PYME con una gran empresa, es como comparar una patineta con un avión caza. Dejando este punto en claro, podemos afirmar que una empresa de este tipo (PYME), en el sistema actual, más que una empresa es un terrible quilombo.

Empecemos por el principio, ¿qué necesita una empresa para trabajar?, se puede resumir en:

  • Capital de trabajo
  • Trabajadores
  • Mercado

Entonces uno tiene un capital, y quiere generar una plusvalía con el mismo; pero a través del trabajo, diferenciarlo de una renta que pueda generar una propiedad. Es así que uno piensa: si yo a esta plata la pongo en un plazo fijo o compro una propiedad para alquilar, ganaría mucho menos que si emprendo un negocio. Entonces tengo la plata y me pongo una PYME.

Arrancamos con el diseño el negocio. Entonces supongamos que ya sé que en cierto lugar existe una necesidad que yo cubriré con mi empresa.

Entonces empiezo a estudiar los costos y las ganancias. Empiezo por los costos.

Sé que debo pagar impuestos. Si me paso de ciertos montos en la facturación, paso de Monotributo a Inscripto y se me disparan los costos fiscales, tributarios o como les quieran llamar. Solución: no crecer o subfacturar (infracción o delito). Pero no sería muy racional planificar un negocio basado en un funcionamiento irregular, así que se decide no crecer mucho y que con los montos del monotributo está bien. Por otro lado también pienso, que el monotributo premia a quien tiene mayores márgenes de ganancia, me queda picando. Ni hablar del impuesto a los ingresos brutos.

Ya sé cuanto pagaría de impuestos, también de alquiler. Ahora me dedico al tema laboral, el negocio estaría abierto, 12 hs corridas. Por lo que según el convenio colectivo de trabajo, a una persona que trabaja más de 8 hs le corresponden horas extras. Necesito como mínimo dos personas fijas y alguien que cubra francos. Serían tres empleados. Es así como de salarios de bolsillo ya tengo $ 25 mil por cada uno y aproximadamente para cargas patronales, obra social, etc, serían otros $ 15 mil. Cuenta fácil $ 120 mil pesos por mes por tres empleados.

Al terminar la cuenta, pienso en la industria de los juicios laborales, pero digo: no me va a pasar justo a mí que me hagan un juicio, me inventen una planilla con montones de hora extras, francos y feriados trabajados, me embarguen la cuenta y no pueda pagar los sueldos a los otros empleados ni los cheques a los proveedores, y que se me arme un terrible quilombo aunque haga las cosas como se debe. Justo a mí no me va a perjudicar la inversión de la prueba, pensada para proteger al más débil, como si yo fuese tan fuerte como YPF lo es ante un empleado.

Los servicios públicos son otro costo, que se fue de control, electricidad, gas, teléfono, internet, etc. No olvidemos bancos, tarjetas de crédito. Impuestos municipales y provinciales.

Listo, ya tengo todos los costos. Ahora voy a ver los ingresos.

Como se supuso al comienzo, existe un mercado. Para acceder a él, hay que hacer publicidad, competir tanto con otros negocios, como según el rubro, mayor o menor medida de competencia informal (que no tiene los mismos costos por estar fuera de la ley).

Sobre lo que vendo, según el medio de pago, tengo que afrontar comisiones y plazos de acreditación. Recibir cheques, cobrarlos, que tengan fondos, etc.

Es por eso que por suerte, mucha gente no debe haber pensado de esta manera, sino, no tendríamos la despensa de la vuelta en el barrio!!!

Pero no nos quedemos en las quejas, sabiendo todo esto, algo se debería poder hacer.

Un nuevo sistema de impuestos ético, es fundamental, porque no puede ser que en definitiva, mientra más chico sos, más impuestos pagas. Se debe buscar algún tipo de curva, suave al principio, con una curvatura muy suave al medio y muy empinada en el tramo final, que refleje una equitativa distribución de cargas, porque alguien tiene que pagar los impuestos. Y esto mismo aplicarlo a los costos laborales, para que la norma sea el trabajo en blanco y no el trabajo en negro. Para que cada empresa pueda hacer frente a todas sus obligaciones, al mismo tiempo que gana dinero, cubre el costo empresarial. Porque las PYMES no tiene contratos millonarios con el estado, ni cuentas off shore, ni operadores en los medios. Porque en general solo sobreviven por inercia, porque si lo analizan bien, no hay negocio. No se puede ganar trabajando menos que con un plazo fijo.

Este cambio, requiere de una modificación drástica de las leyes actuales, porque más allá de las condiciones macro de cada gobierno, pasan los mismos, pero los que son ricos siguen ricos y lo que son pobres siguen pobres.

Conclusión, sin un nuevo esquema para las PYMES, basado en la premisa de que deben generar ingresos para su dueño, trabajo resgistrado y movimiento económico, esto va a seguir siendo un quilombo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *